martes, 12 de junio de 2012

MONSIEUR, mi fiel amigo.


Oh monsieur!!, amado ami, hace ya algún tiempo que no hablo contigo, ya sabes..., la falta de tiempo, la eterna queja y la duda siempre están presentes, las llevo adheridas a la piel como un triple traje. Es mi sino.

No, no te he olvidado, trovador mío.
Shissssssssss!!!, no digas nada, no procede
...Acércate
.........más por favor
...un poquito más
........................más aún.........,
.....permíteme notar tu cálido aliento

Quisiera decir que esta ingenua cabecita ha procesado en su cerebro la imposible estructura del ser y del sentir ideal.
Un vitruvio particular con una gallarda fémina, en busca de libertad.
En este instante creo vivir enamorada, aunque todo es perfecto cuando se mastica una vida que sólo puede existir dentro del pensamiento.

Pues bien, como te decía..., he conocido a un hombre, sois más o menos de la misma edad biológoca y matizo en el adjetivo para reflejar el cómputo de días pasados, porque sé que tu sabia mente es atemporal, una burbuja dentro del espacio-tiempo, una gota de lluvia impregnada en aceite y depositada en el mar para proporcionar su flotabilidad con libre albedrío.

Seguiré hablando de mi pareja, término que ambos utilizamos para identificarnos. Él no es un ser "común", dice que estamos dentro del género de los excéntricos, no le he preguntado el tipo, ni la familia, pero alego que pudiera ser, tan solo, una simple y llana "falta de siega en el cerebro..., después me limito a sonreir.

Adorable monsieur, ¿recuerdas tus sonrisas?, yo sí.

Me he empeñado en amarle, no entiendo el por qué o si existe razón aparente para descifrar tal actitud, pero ya he empezado a trabajar con el galanteo.
¿Hasta cuanto?, no soy adivina, ni mágica como tú, así que iré dejando la respuesta para mañana a la espera de que dicte el tiempo...
Tampoco he conseguido leer los signos que describe su corazón, quizá no me he molestado lo suficiente para profundizar en el tema, pero ya me conoces, soy desidiosa para los antojos del alma.

Y aquí estoy mi fiel amigo, mi maestro, mi consejero, mi protector...

Ahora sin espacio para la incertidumbre y con el sentido cansado, he pensado en ti para decirte que nos encontraremos en la eternidad.


Fdo.:     Tu cazadora de atunes

...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada